LA JUNTA DE MANDOS REALIZARÁ UN ACTO SIMBÓLICO EL DÍA 30 EN EL MONTE SAN MARCIAL
27 Junio, 2020

TERMINA UN JUNIO DIFERENTE, UN AÑO SIN ALARDE Y CON ACCIONES LIMITADAS POR LA SITUACIÓN SANITARIA

Se han cumplido los tres objetivos: renovar el voto en San Marcial, hacer actividades online y evitar actos que no cumplieran los requisitos sanitarios.

Se espera que este año haya sido una excepción histórica y que en 2021 el Alarde pueda ocupar el lugar que le corresponde en las calles de Irun

Termina #UnJunioDiferente, un 30 de junio histórico en el que no se ha podido llevar a cabo el Alarde de San Marcial, algo que no ocurría desde el año 1938. Cuando el 13 de mayo la Junta de Mandos tomó la decisión de suspender la organización del Alarde 2020 debido a la situación creada por el COVID-19, en ese mismo comunicado se realizaron tres planteamientos: realizar las gestiones oportunas para realizar un acto en San Marcial, impulsar actividades en formato virtual y hacer un llamamiento a la ciudadanía para que no se impulsaran actividades que implicarán al Alarde o a su organización; una vez pasadas las fiestas, es el momento de hacer una evaluación sobre cómo han transcurrido estos días en la habitual reunión de valoración que realizan conjuntamente la Junta de Mandos y la Junta del Alarde.

Voto en San Marcial

La organización del Alarde cumplió con el primer objetivo que se había marcado: acudir al monte San Marcial el 30 de junio y realizar una ceremonia en cumplimiento del voto que hicieron nuestros antepasados, siendo esta la única actividad presencial que se realizó durante el día. Este acto se tuvo que adaptar las circunstancias actuales y se tuvo que realizar sin público, a primera hora de la mañana y con una reducida presencia de representantes de la Junta de Mandos, la Junta del Alarde y de las entidades de mujeres que trabajan entorno al Alarde; no obstante, se pudo seguir en directo a través de Teledonostia y Youtube y todo lo que allí ocurrió quedó recogido en fotografías y vídeos que quedarán para la historia.

Esta breve ceremonia cargada de simbolismo sirvió para renovar, una vez más, el voto que el pueblo lleva realizando desde 1522. A diferencia de quienes solo han acudido a la ermita de San Marcial este año con intereses que nada tenían que ver con el objetivo del Voto, las fuerzas del Alarde han estado presentes durante todos estos años, lo han estado en 2020 y volverán a reivindicar su lugar en representación de la opción mayoritaria del Pueblo de Irun en los años venideros.

Actividades online

Durante todo el mes de junio y bajo el lema #UnJunioDiferente se han realizado vídeos y acciones en la página web, el canal de Youtube y las redes sociales, así como a través de grupos de Whatsapp para, en la medida de lo posible y sabiendo que era algo insalvable, llenar el hueco creado por la no celebración del Alarde. En este apartado hay que agradecer la implicación de las compañías y unidades que forman el Alarde y de la ciudadanía que ha seguido y participado en las diferentes iniciativas. Como referencia del seguimiento que han tenido las acciones, las redes sociales del Alarde han crecido en número de seguidores/as en las últimas semanas, llegando a 4.070 en Instagram, 3.700 en Facebook y 722 en Twitter, además de las personas que han visto los vídeos que se han realizado.

También se editó un programa reducido de fiestas que se distribuyó de forma online, y aun siendo conscientes de que no todas las personas tienen acceso a las nuevas tecnologías, se intentó que tuviera la mayor difusión posible.

Responsabilidad de la ciudadanía

Sin entrar a valorar lo ocurrido en determinas zonas de ocio de la ciudad, cosa que no compete a esta Junta, la ciudadanía de Irun a respondidos en su gran mayoría, a los llamamientos de responsabilidad realizados desde todos los ámbitos, incluyendo el que se hizo desde la Junta de Mandos. De esta manera, no se han impulsado iniciativas relacionadas con el Alarde que no cumplieran con las medidas establecidas por las autoridades.

Desde la Junta de Mandos se quiere agradecer este hecho, y se quiere volver a mostrar la solidaridad con las personas que más han sufrido las consecuencias de esta pandemia. Para finalizar, solo queda esperar que la suspensión del Alarde en este 2020 haya sido una excepción histórica, y que en 2021 la situación sanitaria haya mejorado. Así, el año que viene se volverán a llenar las calles continuando así con el legado que nos dejaron nuestros mayores: el Alarde, tal y como se conoce, en representación del sentimiento mayoritario del pueblo de Irun.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies