Hondarribiko eta Irungo Alardeen arteko urteko bazkaria
22 febrero, 2014
Ramón Martiarena, reelegido Capitán de Olaberria
14 abril, 2014

“Jeneral”, una figura para poner en valor nuestra fiesta

Figura protocolaria

La Junta de Mandos del Alarde de San Marcial ha encargado recientemente al escultor Gabriel Narzábal la reproducción de su obra “Jeneral”, con el objetivo de ser utilizada a partir de ahora en actos protocolarios y así reconocer, por un lado, la labor de aquellas personas o entidades que colaboran en la organización de la fiesta, desde la búsqueda de información hasta la donación de material, pasando por la impartición de conferencias, la realización de gestiones, la supervisión de datos históricos o la colaboración desinteresada, siempre con la idea de proteger, defender, promover, transmitir y difundir la esencia del Alarde de San Marcial, así como de todas las actividades y eventos relacionados con la fiesta; y por otro poder ser entregado como obsequio de nuestra fiesta en actos institucionales o al ser recibidos en otros lugares.

“Buscábamos una imagen representativa de nuestra fiesta que pudiéramos utilizar en actos protocolarios, bien para agradecer la colaboración de esas personas o entidades que siempre están ahí, dispuestas a echarnos una mano cuando es necesario, bien como obsequio de nuestra fiesta cuando somos recibidos en otros pueblos o en las instituciones”, señala el General del Alarde de San Marcial, Iñaki Arruabarrena.

Características

La figura tiene unas dimensiones de 18 x 15 x 9 cm y un peso aproximado de 2 kg, está reproducida en resina y luego policromada en imitación bronce. La base es de madera noble, aunque existe la posibilidad de que sea en mármol, si así se solicita por parte de la Junta de Mandos del Alarde de San Marcial.

“Cuando desde la Junta de Mandos se pusieron en contacto conmigo surgieron varias ideas. Creé varios bocetos y finalmente me decidí por el busto de un General, basándome en otro que tenía hecho en bronce anteriormente. El proceso de creación es el siguiente: la figura se modela primero en arcilla, posteriormente es vaciada en escayola y finalmente se crea un molde de silicona, del que se obtienen las piezas mediante vertido de resina líquida con sus correspondientes cargas”, señala Gabriel Narzábal, autor de la figura.

El autor

Gabriel Narzábal González (Irún, 1955). Estudió en La Salle oficialía y maestría industrial, rama metal. Obtuvo el segundo premio de ajuste de Gipuzkoa. Autodidacta desde los 18 años, siempre ha estado unido al mundo del arte en general y al de la escultura en particular.

Trabajó durante 35 años en una marmolería, lo que le brindó la oportunidad de estar relacionado con diferentes artistas, al tiempo que aprovechaba para crear pequeñas obras. “De joven recuerdo a Néstor Basterretxea y a Jorge Oteiza. Iban a comer todos los días a la plaza de Urdanibia. Siempre pasaban delante de mi casa. Fueron dos grandes referentes para mí. Luego vino el encargo de Remigio Mendiburu. Un día trajo a la marmolería una maqueta para transformarla en escultura a dimensiones de calle. Nos pusimos manos a la obra Leopoldo Blanco Torreadrado y yo. Leopoldo me enseñó mucho. Fue mi primer maestro”.

 

alt

Sus primeros premios llegaron en certámenes de artistas noveles de Gipuzkoa, organizados por la Diputación Foral de Gipuzkoa y la Caja de Ahorros Provincial. Estos premios ayudaron a dar a conocer sus creaciones. Los materiales empleados para estas primeras obras fueron diversos: madera, piedra, acero o bronce, entre otros. Animado por estos galardones comenzó a exponer esculturas en diversos centros culturales (Irún, Rentería, Legazpi…), aunque lo que mayor proyección le ofreció fue la exposición itinerante que Kutxa fue presentando por toda la provincia.

En 1984 el Ayuntamiento de Irún buscaba una escultura al aire libre que realzara el recién estrenado paseo-bidegorri de Osinbiribil. Tras presentar un boceto y un presupuesto, le fue adjudicado el proyecto. Poco después, con motivo de la colocación de esa escultura, “Laiak”, el consistorio organizó una exposición con sus obras más recientes.

Reside en Anaka desde hace 17 años y está muy vinculado con las actividades culturales del barrio. Amante del Alarde de San Marcial, ha desfilado siempre en la Compañía de Anaka, de la que fue cabo banderín en 2012. 

En su momento, con motivo del 125 aniversario de la compañía, creó una nueva pica para el banderín, fabricada en latón, pulida y bañada en oro, en sustitución de la de madera que estaba ya muy deteriorada. Otra de las creaciones de las que se siente especialmente orgulloso es del “Soroxarta”, una pequeña escultura realizada con idéntico método que el “Jeneral” y que por decisión de la Asociación Cultural Anaka 1881 constituye “un modesto y cariñoso reconocimiento por parte de la asociación hacia aquellas personas o colectivos que destacan por la labor y el compromiso social que desempeñan en el barrio de Anaka, bien sea a través del trabajo dentro del mismo o llevando el buen nombre de Anaka allá donde vayan”.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies