PATXI MARQUINEZ PORTARÁ EL PENDÓN EL 30 DE JUNIO
13 Junio, 2022

LAS ANTORCHERAS VUELVEN CON FUERZA TRAS DOS AÑOS DE PARÓN

En la noche del 29 de junio rememorarán con un emotivo acto lo sucedido hace 500 años

El próximo 29 de junio, víspera de San Marcial, mujeres y niños volverán a recorrer la ciudad rememorando el acto de las antorcheras. Toda aquella persona que quiera salir tiene que acercarse a las 21:30 horas a la calle Artaleku, desde donde comenzará el recorrido a las 22:00 horas, en silencio, con los únicos sonidos de la txalaparta, los cocos que llevan los niños y las llamadas que se realizan desde los cuernos. Desde la Asociación de Mujeres Pagoki, organizadora del acto, se pide acudir con ropa oscura, incluidas las alpargatas, así como con el pelo recogido bajo un pañuelo y con manga larga.

La salida tiene lugar en la calle Artaleku a las 22:00 horas, para bajar por la calle Mayor y llegar a la plaza de San Juan, desde donde se toma la calle San Marcial, para seguir por las calles Sargía y Larretxipi, desde donde se llega a la plaza de Urdanibia. A continuación se toma la calle Santa Elena, para seguir por las calles Ermita y Molino de Arbes, finalizando el recorrido en el puente de Artiga.

Rosa Marcos, presidente de la Asociación de Mujeres Pagoki, ha resaltado en la presentación del acto que este año cobra “más fuerza el recorrido de las antorcheras ya que nuestros pensamientos irán dirigidos a aquellos iruneses e irunesas que hace 500 años lucharon por la ciudad”.

Este año y con motivo del 500 aniversario de la Batalla de San Marcial, como novedad va a haber una antorcha más grande que el resto que será la que encienda las antorchas de todas las participantes. Cada año la portará una antorchera diferente. Este año lo portará Merche Aizpiolea, una de las mujeres que participa desde las primeras ediciones.

Historia

El papel de las mujeres irunesas fue fundamental en la Batalla de San Marcial de 1522. El clérigo de Rentería, Mosén Pedro de Hirizar, que tenía el oficio de “tenedor de bastimientos”, compró y distribuyó más de cuatrocientas “hachas de palo” entre las mujeres y los niños de la ciudad, con el objetivo de que caminaran en silencio y con las hachas ardiendo durante una legua, desde lo alto del entonces Camino Real, que dividía los caminos de Oiartzun y Rentería, hasta la plaza de Irun, haciendo creer al enemigo que los soldados iruneses estaban reunidos en esta zona y no avanzando hacia la Peña de Aldabe.

Mientras esto ocurría, las tropas irunesas, con la ayuda del Capitán General de Gipuzkoa, Beltrán de la Cueva, que había acudido a la batalla con parte de su infantería (1.500 hombres y 150 caballos), avanzaban en silencio por el lado opuesto, pudiendo sorprender primero a las tropas labortanas que dormían en el monte y luego a las alemanas en la fortaleza de Gaztelu Zahar. Los soldados alemanes que pudieron escapar huyeron en dirección a las tropas labortanas, ignorando que los iruneses venían de allí, y fueron abatidos.

En 1998 se recupera este acto para rememorar el hecho histórico y poner en valor que aquella madrugada las mujeres y los niños de Irun salvaron la ciudad. Ataviados con trajes de época y portando antorchas, hacen el recorrido del Camino Real.

Las mujeres que deseen hacerse socias pueden ponerse en contacto con la asociación escribiendo al correo electrónico contacto@antorcheras.com o llamando al 653 133 030.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies