LAS ANTORCHERAS ESPERAN UNA PARTICIPACIÓN MASIVA EL SÁBADO
27 junio, 2019
2019ko ALARDEAREN BALORAZIOA
14 julio, 2019

VALORACIÓN DEL ALARDE 2019

La Junta del Alarde y la Junta de Mandos hacen balance del Alarde de este año

Un año mas, la Junta del Alarde y la Junta de Mandos, tras recoger las opiniones de las propias compañías y unidades, así como las del resto de grupos y asociaciones que nos apoya en los preparativos y la organización del Alarde, queremos valorar públicamente lo acontecido durante este 2019.

Queremos empezar felicitando a las compañías de Ama Shantalen y Real Unión por el centenario de su nacimiento, y agradecer el esfuerzo que han realizado los implicados en la celebración en organizar las actividades festivas y de divulgación que se han llevado a cabo.

Para su organización y financiación, el Alarde requiere de una serie de actividades que conllevan una organización que implica a cientos de asociaciones, grupos y personas, que forman una red que se extiende por todo Irun y que alberga a miles de personas en la misma. Todo este colectivo participa libremente en el desarrollo del mismo y es indispensable para la organización de las actividades de financiación y la ejecución del Alarde.

Respecto a las actividades de financiación, la lotería de Navidad, las aportaciones de las compañías y unidades y el Alardealdia, queremos destacar la gran implicación de todo el pueblo un año más. También el apoyo recibido por los bares del Alarde de este año: Manolo, Sargía, The Basque Corner, Mari, Ekialde y El Muro. A todos ellos muchas gracias por su colaboración y por una estupenda inauguración que hizo las delicias de todos los asistentes. La autofinanciación es un pilar fundamental en el mantenimiento del Alarde. Nos permite mantener nuestra independencia y nuestro criterio intactos, pero nos hace más responsables de cara a todos aquellos que nos ayudan con sus aportaciones. Desde aquí, y un año mas, nuestro más profundo y sincero agradecimiento.

A nivel organizativo, es esa misma red la que ha conseguido cubrir todos los trabajos que hacen que las actividades anteriores y todas las relativas al Alarde funcionen (seguridad vial, montajes y desmontajes varios, como por ejemplo el del kiosko, comunicación en redes sociales, actividades de las compañías y un muy largo etc.). Niños y niñas, jóvenes, adultos y mayores enlazados en una cadena que dura generaciones, todos con el objetivo de celebrar y transmitir el Alarde de San Marcial.

A este respecto, queremos mostrar también nuestra felicidad al constatar que la emoción sigue desbordándose desde el momento de la primera elección de cantinera hasta que la última compañía deja de tocar el himno cuando rompe filas en su lugar habitual. Emoción que se genera en todas las personas que deciden participar del Alarde desde las aceras, también nodos de esa red casi infinita y que son la energía que llevará esto a las próximas generaciones. No necesitan a nadie que las defienda ni les diga que deben pensar u opinar, ni como deben actuar. Reciben comentarios desdeñosos y hasta tienen que aguantar burlas y manipulaciones de su imagen en redes sociales y en prensa por parte de entidades con pocos argumentos más allá de la burla y la falacia, que lo único que hacen es intentar incrementar la tensión en su guerra imaginaria. Una guerra subvencionada con dinero público, hecho que ahonda en los agravios que sufren. Esas que resisten, mujeres en su mayoría y hombres que nos apoyan, con independencia y criterio propio, son las personas a las que tenemos que agradecérselo todo.

No hubo problemas en los ensayos y el día de la presentación de las cantineras, el pueblo volvió a escuchar su compromiso en la representación y la transmisión de este sentimiento, así como la exigencia de Paco Carrillo a las entidades públicas de respeto para todos aquellos que entienden y quieren el Alarde tal y como se ha venido celebrando hasta ahora. La entrega de munición y la revista del día de San Pedro siguió de la misma manera, esta vez sí, con algún retraso debido a problemas con algunos caballos, que al final no revirtieron en retrasos importantes, pero sí en algún accidente de importancia, que fue resuelto por los servicios de urgencia presentes en todo momento. En general, satisfacción moderada y certitud de que los mecanismos de seguridad funcionan. Llegada la noche, el acto de las antorcheras volvió a iluminar a todo aquel que quiso acercarse a él, en recuerdo y representación de los hechos acontecidos en 1522, con casi 1.000 participantes, mujeres, niñas y niños. Enhorabuena a Pagoki por tantos años de éxito continuado. Una pena que entre los iluminados no estuvieran las instituciones, ya que un acto con esta configuración debería de ser apoyado por las mismas en base a los criterios actuales, aunque sea económicamente. Ya lo hacen con otras entidades, sin vergüenza ni disimulo.

Y llegó el día de San Marcial. En el Alarde de la mañana, se realizó el recorrido cumpliendo rigurosamente con los horarios impuestos por la Consejería de Seguridad, con descargas satisfactoriamente realizadas en la plaza de San Juan y en la plazoleta del Juncal, donde se recogió el pendón camino a San Marcial tras romper filas. El número de armas operativas va poco a poco en aumento gracias a la aceptación y buen hacer de las escopetas remington, así como la concienciación de la tropa con la seguridad. El soldado armado es un elemento básico en el Alarde, por lo que agradecemos a todos aquellos que dan el paso y cubren esta figura todos los años.

El acto de renovación del voto fue multitudinario, así como la romería posterior. Tal y como manda la ordenanza, tras romper filas en la calle Santa Elena, el desfile se volvió a organizar en la campa del monte tras una fantástica llamada a batallón, para hacer el tramo hasta el frente de la ermita, en donde se realizó una ofrenda floral al santo en nombre del pueblo de Irun. Este acto da significado y profundidad al Alarde, como patrimonio inmaterial de la historia de Irun. Forma parte fundamental del mismo y trasciende a todas las generaciones que nos han precedido, llegando al origen de esta celebración, la semilla de donde surge y que lleva casi 500 años en marcha, por lo que queremos agradecer a todos aquellos que acuden a la peña de Aldabe y participan de él, y animamos a todos aquellos que no lo hayan hecho a que acudan y vivan la emoción de este momento.

Por la tarde, otro año más la llamada a la calma en la calle Mayor que vienen haciendo durante todos estos últimos años las asociaciones de mujeres GordeZAN-Anakako Emakumeak Elkartea, Emakume Irundarrak, Mugarriluze Alardearen Aldeko Emakume Elkartea y la asociación de mujeres Pagoki a través de un comunicado conjunto (más trabajo en red) fue un rotundo éxito. El Alarde arrancó sin incidentes y el desfile fue fluido hasta la Fagina, tras la cual las compañías fueron a romper filas a los lugares de costumbre, cosa establecida en la Ordenanza. Aquí comenzó lo que supuso el único punto negro del día, en forma de acoso y provocación.

Hubo tres incidentes significativos alrededor de la plaza de Urdanibia que queremos denunciar, ya que fueron fruto de la necesidad de generar un conflicto donde no había por parte de un grupo no controlado de los participantes de la manifestación que no consiguieron cumplir su objetivo, pero sí quisieron impedir que la Compañía de Behobia accediera al centro de la plaza, donde tradicionalmente rompe filas y luego interrumpieron su despedida con una invasión de la misma. La cantinera de la Compañía Olaberria pudo esquivar por fortuna una lata llena de cerveza, y por último una mujer quiso entrar a la fuerza a desfilar en la Compañía Ama Shantalen. Desgraciadamente, no son hechos aislados, ya que en años anteriores ha habido sucesos similares, siempre en el mismo entorno. Exigimos a la Jefatura de la Ertzaintza y a la Policía Local cumplan lo que prometieron en reuniones previas, y acudan en ese momento como elemento disuasorio, cosa que no hicieron a pesar de haberles comunicado el riesgo con tiempo, incluso el mismo día. Del igual modo, también les pedimos que exijan a quien corresponda un llamamiento a la calma con medidas concretas para evitar estos incidentes, tal y como hemos venido haciendo nosotros durante años. Solo pedimos respeto, queremos terminar en paz y alegría, no queremos que la frustración de algunos elementos por no haberse cumplido su objetivo se interponga en nuestro disfrute, desde el comienzo hasta el final.

A pesar del regusto un poco amargo de la despedida, la valoración del día de San Marcial es otro año más muy satisfactoria. Sobre todo gracias al apoyo de las miles y miles de personas que se emocionan año tras año en las aceras y en la tropa, al cumplimiento de los ritos ancestrales y el recuerdo a nuestros orígenes, y al conocimiento de que hacemos esto de forma libre y con el respaldo de la Sentencia del Tribunal Supremo que, no nos cansamos de recordar, sobre todo a las instituciones y a nuestros representantes, dice que EL ALARDE NO ES DISCRIMINATORIO. Pedimos, de forma respetuosa, sin provocar la ridiculización de ninguna institución pública ni de este patrimonio cultural con sueltas de globos y caretas, fotos manipuladas o interpretaciones torticeras, que el próximo año intenten recordar esto mismo más allá de Gaintxurizketa y no pidan su disolución, ni su transformación en contra de la voluntad de todos los que la apoyan, que somos una mayoría del pueblo de Irun, una mayoría pacífica y alegre, que funciona en red, con independencia, libertad y criterio, respetuosa y trabajadora, que solo quiere hacer que las próximas generaciones disfruten de esto tal y como disfrutamos nosotros todos los años.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies